Libros

El regalo de Mario Benedetti

El Regalo De Mario Benedetti

Hoy se cumplen diez días del fallecimiento del gran poeta Mario Benedetti, quién nació en Uruguay en 1920 y pudo contemplar más de ochenta años de bruscos cambios, no sólo en su país de origen, sino en el mundo.

Debo admitir que no soy amante de la poesía, aún así las palabras que conforman sus poemas, un verdadero regalo para la humanidad, me provocan ganas de leer continuada y lentamente cada una de sus poesías.

El poeta uruguayo tenía al momento de dejar este mundo 88 años y padecía desde hace varios años problemas de salud que lo debilitaron sin darle tregua.

Seguramente, el gran dolor emocional que le produjo hace un tiempo la pérdida de su esposa, su musa durante seis décadas, aceleró su deterioro físico.

Benedetti vio la luz en una latinoamérica complicada que padecía económicamente las consecuencias de la Primera Guerra Mundial, con gobiernos oligarquícos cada vez más débiles por la llegada de ideas reformistas.

Las noticias del extranjero tardaban meses en llegar y las cartas personales, o telegramas, en la mayoría de las ocasiones, llegaban con mucha demora, si llegaban, a sus destinatarios e internet no era siquiera imaginable.

La América latina que dejó sigue siendo caótica, nadie puede dudar eso, el mundo continúa siendo caótico, pero el avance tecnológico ha sido tal que las noticias se conocen mundialmente casi en el instante en el que ocurren y abundan las páginas de internet que le rinden homenaje dándole la trascendencia que se merece.

Es este uno de los últimos poemas que nos regaló en el cual habla sobre la ausencia, que expresa casi a la perfección, lo que ocurre y ocurrirá con su recuerdo:

“(…) Pero tampoco creas a pie juntillas todo. No creas, nunca creas,
este falso abandono.

Estaré donde menos lo esperes.

Por ejemplo, en un árbol añoso de oscuros cabeceos.

Estaré en un lejano
horizonte sin horas, en la huella del tacto, en tu sombra y mi sombra
(…)”.

 

Fuente e Imagen: Wikipedia