Cine y TVLibros

El Señor de los Anillos: ¿El libro o la película?

A la hora de dirimir los méritos del señor Peter Jackson en sus monumentales tres cintas (2001-2003) y los de la obra original de Tolkien, The Lord of The Rings (1037-1955): ¿Quién gana? ¿El libro o las películas?


el-senor-de-los-anillos-el-libro-o-la-pelicula


Quien esto escribe, cree que el libro por 4 razones.

1. Los recortes
Para realizar la adaptación, el equipo de Jackson recortó una enorme cantidad de personajes y situaciones. Un ejemplo: al viaje de vuelta de Frodo, Sam, Merry y Pipín hallan una terrible sorpresa en la Comarca.. Y también conocemos, en el epílogo del libro, el destino de Aragorn, Arwen, y de Sam.

2. Las batallas
Aunque Jackson elimina muchas situaciones y personajes, se toma un largo tiempo en escenificar largas y cruentas batallas digitales, al punto de que la reiteración las desdramatiza: se vuelve nsecuencias de videojuego. Si hay algo que no hay en el libro son, precisamente, batallas. Las hay, pero Tolkien las despacha con un párrafo, a lo sumo un par de páginas, y eso (por increíble que parezca) las hace más intensas.

3. Los idiomas
Si bien en la película escuchamos a los elfos hablando lengua élfica, una de las fuentes de belleza que se pierde en el trasvase al cine son los lenguajes de cada una de las razas imaginadas por Tolkien (un lingüista cuyo amor a la diversidad nació de su encuentro con las diversas culturas de su Sudáfrica natal). Una diversidad que hace del libro una especie de enciclopedia antropológica de razas fantásticas, con sus costumbres y sus fobias. Un ejemplo: los Hobbits en el día de su cumpleaños, no reciben regalos, los dan. Pero como son criaturas prácticas, regalan los regalos que otros les han hecho en sus cumpleaños y que no les gustaron, y a veces esos paquetes sin abrir no sólo regresan al primero que los obsequió, sino que pasan de generación en generación… El Señor de los Anillos es un libro sobre la diversidad cultural que se opone a los mandatos de uniformidad del totalitarismo.

4. Lo épico
La trilogía de El señor de los anillos (película) es, sin duda, una obra impresionante, pero ahí donde las imágenes son grandilocuentes, el libro está lleno de poesía, de escenas que nos hablan de la grandeza del espíritu humano, de nuestras capacidad de sacrificio, de lo que somos capaces por otros. Y ahí donde Jackson necesitó millones de dólares y tecnología de punta, a Tolkien le bastó una estilográfica y papel para legarnos escenas indelebles sobre eso que la gente común es capaz de hacer iluminada por las certidumbres de su corazón.

Así que, aunque hallas visto las películas, te queda mucho por ver en el libro…

  • Giovanna Torres Montana

    Muy buen punto de vista vimos mucho en las películas, pero aun hay mucho que ver en el libro que es verdaderamente impresionante…
    Me gusto mucho tu comentario.