Noche y Gastronomia

El último asesinato en una discoteca reabre la polémica

El joven de 18 años que murió asesinado hace unos días en una discoteca de Fuenlabrada, ha abierto nuevamente la polémica sobre la seguridad en las discotecas y sobre el uso de la fuerza que aplican los porteros de estas.

Muy a menudo se conocen noticias de violencia en las noches de ocio y en algunas de estas a veces están implicados los porteros de discoteca. La última que ha tenido gran repercusión fue la acontecida el pasado fin de semana en la que un joven madrileño de tan sólo 18 años moría a las puertas de una discoteca tras haber mantenido una discusión con un portero.

El joven asesinado, de nombre Álvaro, fue golpeado en el pecho aplastándose el corazón y perdiendo la vida. Álvaro ha sido el último en perder la vida pero ya son muchos los que han tenido un problema similar con un final idéntico en los últimos años. Y es que ya hay contabilizadas una veintena de sucesos en España de similares circunstancias en los últimos años.

Uno de los casos más conocidos y que mayor conmoción trajo a la opinión pública, fue el asesinato de Wilson Pacheco, en un local de Barcelona. El joven ecuatoriano fue asesinado y luego arrojado al mar, siendo todo grabado por las cámaras que había en la zona.

El problema principal esta en la no regulación de la contratación del personal de seguridad de los locales. Los simples cursillos de formación que imparten son insuficientes e incluso en muchos casos son contratados sin disponer de ninguna licencia. ¿Cuantos casos más hay que esperar para cambiar las normas?