Libros

La enciclopedia británica deja de imprimirse

¿Víctima o beneficiaria de la era digital? En tanto respondemos a esa pegunta, los editores de la Enciclopedia Británica han anunciado que no publicarán más la versión en papel de la obra de consulta más celebre del mundo.

Tras 244 años de editarse y siete millones de tomos vendidos, la Enciclopedia Británica va a dejar de editarse en papel. De hecho, la versión 2010 de la obra será la última con existencia física.

Para los lectores tradicionales, la noticia es un golpe bajo al libro de papel. Para los que se autodenominan “nuevos lectores”, la pregunta es porqué se tardó tanto en dar este paso en la era de la Wikipedia.

Al parecer, los únicos para los que la noticia es una sorpresa es para los responsables de la Encyclopedia Britannica, Inc.: para la empresa encargada de la edición en papel, el producto era más una pieza nostálgica. Desde hace años, la porción principal de su negocio ya no es la Enciclopedia, sino el desarrollo de herramientas educativas online. Sólo un 15% de sus ingresos proviene de las ventas de la Enciclopedia.

En su versión online, la Enciclopedia Británica va a costar 7 dólares (5,40 euros) en modalidad de suscripción. A las universidades se les va a cobrar un dólares por cada estudiante.

En cuanto a la competencia con la Wikipedia (gratuita, con casi 4 millones de entradas contra las 120.000 de la Británica), dicen sus editores: “No somos tan grandes, pero tenemos una voz académica, un proceso editorial, y artículos bien escritos y documentados”.