Cine y TV

Final de la segunda temporada de Game of Thrones

in the Press Room at the 63rd Primetime Emmy Awards

Juego de Tronos, la serie de HBO que adapta la saga de George R.R. Martin, ha llegado al final de su segunda temporada con la transmisión de su episodio número 20, y al igual que como pasó al final de la temporada anterior, los protagonistas (los que nos importan, por lo menos) se quedan a un paso del abismo…

Spoilers a granel…

El décimo episodio de este segunda temporada de Game of Thrones no decepciona a nadie: Daenerys, Tyrion, Sansa, Jon, Arya y Theon recibirán la oportunidad de cambiar sus destino a manos de sus mentores (elegidos o no), y cada uno de ellos va a tomar decisiones trascendentales, pues todos (desde la Madre de los Dragones hasta el traidor de Invernalia) va a decir que no al escape de sus circunstancias, a la salida fácil, y tal vez con ello a su única posibilidad de sobrevivir.

Acaso el tema de esta temporada (las decisiones que nos hacen: “el Destino y otras tontas nociones”) se resuma en la escena de un derrotado rey Stannis que decide asesinar a su sacerdotisa, pero se arrepiente, y deja que ella le muestre su destino en las llamas: “Miles morirán por ti. Vas a traicionar a tus hombres y a los que amas…”. Una visión que, sin embargo, Stannis observa con deleite.

Y así Thyron decide permanecer en Desembarco del Rey, y Jon mata su último compañero, y  Robb rompe con el pacto hecho por su madre, y Theon pierde la redención a manos de sus hombres, y Arya se niega a seguir a su nuevo maestro, y Sansa se niega a la huida, y Brienne conserva su terrible carga…

Mientras que, en la última escena, las huestes de más allá del Muro, se acercan…

La tercera temporada de “Juego de Tronos” se estrenará en el 2013.