Música y Teatro

Fleet Foxes – Fleet Foxes

Fleet FoxesY si. Todos los años ese sitio de prensa musical especializada con sede en Norteamérica y que lleva por nombre Pitchfork tiene que tener su “next big thing” a la que adornarán de hype y de la que no dejarán de hablar bien en ningún momento. Incluso puede que tengan una para cada género musical diferente, cosa que sea cuestión de abarcar más panorama. Pero, vale decirlo, este año han puesto a darle al inflador con una banda, cuanto menos, interesante.

Así que le damos la derecha a ese tan irritante como necesario sitio web que muchos de los aficionados de la música solemos visitar en esta ocasión. Fleet Foxes son realmente una buena banda. No siempre se les escapa un 9.0 a los de Pitchfork así como así. Incluso puede que, a veces, caiga en los menos indicados. Por eso mismo me puse a indagar por mis propias vías. Y me encontré que el album debut (después de su EP “Sun giant”, de este mismo año) es un excelente compendio de buena parte de la tradición musical más cancionera de uno y otro lado del océano. Estos oriundos de Seattle, con rigurosa barba y aspecto campestre, han sabido confabularse y unir en un mismo envase a la escuela del folk americano con cierto barroquismo británico en el trato de la melodía.

Así, cuando uno se encuentra escuchando este “Fleet Foxes”, de la banda homónima, puede decir que se aparecen los fantasmas de Neil Young, pero también de la Fairport Convention; de los Beach Boys y de Moody Blues; de Simon & Garfunkel pero asimismo de Fleetwood Mac. Eso sí, todo dentro de un ámbito de calidez, un sonido agradablemente orgánico, colchones de teclado que ofician maravillosamente de sostén de las melodías y una voz grabada de una manera para que tenga la importancia justa y necesaria. Ni más ni menos.

Muchos han querido comparar a estos americanos de Fleet Foxes con otros congéneres suyos que también han optado por eso que llaman Alt Country. Obviamente, My Morning Jacket y los triunfadores del pasado año, Band of Horses, se encuentran dentro de los nombres a los que se los apunta. Pero, creanme, la música de Fleet Foxes va más allá de la mera recreación de las fórmulas de sus predecesores. Todo lo contrario: la gran cantidad de influencias y elementos reconocibles que se pueden encontrar en su sonido se ven integrados de una manera más que interesante de degustar. Habrá que ver si el paso del tiempo (y las escuchas) no deteriora la calidad de este aceptable disco de debut de Fleet Foxes.

Fuentes: Noches Prohibidas | Ghost Hardware | Imagen: Allmusic