Cine y TV

‘Frozen: El reino del hielo’ y el reino de Disney

Póster 'Frozen: El reino del hielo'El pasado 29 de noviembre llegó a nuestros cines ‘Frozen: El reino del hielo’ la apuesta navideña de la factoría Disney para meterse a papás y niños en el bolsillo. La cinta de animación, dirigida por Chris Buck y Jennifer Lee está muy en la línea de ‘Enredados’ (2010) y nos confirma que Disney ha encontrado un estilo en el que se siente cómoda y es la indiscutible reina.

Hace varias décadas que Walt Disney Pictures le daba vueltas a una adaptación del cuento clásico de Hans Christian Andersen La Reina de las nieves. Al final ha sido una adaptación muy libre y muy endulzada lo que nos ha llegado bajo el título de ‘Frozen: El reino del hielo’. No digo endulzada porque la temática de la película sea “ñoña”, de hecho se tratan temas amargos, si no por declinar el uso del personaje principal de la fábula, la Reina de las nieves, como el oscuro y gélido villano que es. En su lugar, la convertimos en una coprotagonista atormentada que coquetea de forma muy tenue con el lado más oscuro de su personalidad para volver, antes de que sea demasiado tarde, al “bando de los buenos”. ¡Esto es Disney, al fin y al cabo! No está mal esta reinterpretación, de hecho no pretendo criticarla, pero si es verdad que el precio a pagar es un villano deslucido, con poca fuerza, que llega tarde y aunque actúa con enorme crueldad, más emocional que física, no conforma un elemento fundamental de la película. Aun así, es de elogiar el atrevimiento al salirse de la estructura clásica del cuento de hadas y querer contárnoslo de otra manera.

La protagonista de esta fábula, pues, es Anna, una joven princesa de algún reino escandinavo cuyo doblaje original ha corrido a cargo de Kristen Bell. Anna ha crecido prácticamente sola, debido al hermetismo al que su familia se ha sometido voluntariamente para proteger el secreto de su hermana mayor Elsa: Una magia que le permite crear hielo. Al llegar Elsa a la edad adulta, las puertas de la ciudad se abren con motivo de su coronación. Representantes de los reinos vecinos acuden a lo que será una verdadera apertura del reino hacia el mundo exterior. Lo que para Elsa representa el temor de que su secreto salga a la luz, para Anna es una oportunidad única de conocer gente nueva.

Imagen de 'Frozen: El reino del hielo'Creo que ‘Frozen: El reino del hielo’ guarda muchas similitudes con ‘Enredados’, lo cual, vaya por delante, no puede ser nunca negativo. El aspecto físico y ambiente del mundo nos hace pensar que ambas historias podrían ocurrir perfectamente en países diferentes de un mismo planeta e incluso época. Arquitectura, vestuario, embarcaciones… todo parece dentro de un universo que Disney ha creado y hecho suyo.  El estilo de los personajes es también muy similar, sin poder obviar la calcada composición del grupo, donde un animal cuadrúpedo que no habla y un ser divertido con ciertos atributos fantásticos acompañan a la pareja protagonista.

Opino que Disney dio en el clavo con ‘Enredados’, recuperando en cierta forma esa personalidad y esencia que la había convertido en la referencia del mundo de la animación durante las últimas décadas y que últimamente estaba decayendo un poco, erosionada por la competencia. Tras el éxito cosechado por Rapunzel, es muy compresible que la compañía intente seguir en esa línea y creo que es todo un acierto. Después de todo, también hay similitudes entre ‘La Sirenita’ (1989) y ‘Aladdin’ (1992) o entre ‘La bella y la bestia’ (1991) y ‘El Rey león’ (1994).

Imagen de 'Frozen: El reino del hielo'Parece también que Disney ha decidido darle una vuelta al arquetipo de princesa, y ahora nos muestra protagonistas mucho más alocadas y decididas, aunque con carencias emocionales manifiestas. Esta nueva generación de películas infantiles entra a tratar temáticas adultas y crudas, aunque lo haga siempre desde una óptica amable. Anna necesita claramente afecto y amor, situación que la lleva a comprometerse rápidamente y a desengañarse con amargura. Elsa se enfrenta al rechazo provocado por ser diferente, a la soledad y al aislamiento, a la responsabilidad de no herir a nadie con el uso de su don.

Frozen: El reino del hielo’ es una película muy recomendable, que nos demuestra cómo, aunque la competencia sea voraz y abundante, quien tuvo, retuvo, y Disney ha sabido encontrar su sitio en el nuevo escenario del cine de animación, el que fue y sigue siendo su reino. Una cosa más. Atención al personaje de Olaf, contra todo pronóstico, una de las mejores cosas de la película.

4 estrellas4

Dirección: Chris Buck y Jennifer Lee. País: USA. Año: 2013. Duración: 108 min. Género: Animación / Aventuras. Estreno en España: 29 Noviembre 2013.