Música y Teatro

“Function at the Junction”: soul, talco y acrobacias

httpv://www.youtube.com/watch?v=udXjRvyi64w

El northern soul fue para los jóvenes del norte del Reino Unido un perfecto equivalente a cualquier música de baile que haya existido en otra parte del planeta por aquel entonces, llámesele disco, pop, reggae o lo que fuera. Las pistas de baile de salones como el Wigan Casino, el Twisted Wheel o el Torch se llenaban de muchachos que lo daban todo sobre el sudado parqué de dichos recintos.

Por eso mismo no llama la atención que Justin McArdle se haya dedicado a reconstruir allá por 2002 los dorados años 70s con una minuciosidad y un detalle que deslumbran en los 14 minutos que dura este interesante cortometraje titulado “Function at the Junction”.

La historia es sencilla: tres dancers de northern soul tienen un concurso de baile en la noche del Junction. Existe claramente un favorito, el que los promotores de apuestas justamente no quieren que gane. Lo que sucede finalmente no nos corresponde que te lo anticipemos. Pero sí podemos decir que este bonito corto monta una escena muy bien planteada de lo que la mitología cuenta de aquella época.

En “Function at the Junction” no falta nada: los clásicos pantalones amplios que usaban los bailarines más avezados, el talco en la pista de baile para que los pies se deslicen con más astucia, los polos de Fred Perry, las acrobacias y, por supuesto, canciones maravillosas como el “The Joker” de Mylestones o ese imperdible stomper final que es el “Breakaway” de Steve Karmen con Jimmy Radcliffe. Imperdible por donde se lo mire, más allá de los amantes de este anfetamínico ritmo negro.