Noche y Gastronomia

Gastronomía y Venezuela: momento para soñar

detalle bandera venezuela

En los últimos años la gastronomía venezolana ha comenzado a popularizarse en nuestras grandes ciudades alcanzando cierta notoriedad entre los más avezados gourmets.

Locales en Madrid como La Candelita o Antojos Araguaney han puesto en el mapa una gastronomía de raíces caribeñas y tropicales, de materias primas en muchos casos no muy variadas pero de un gusto interesante y particular.

Si es cierto que resultaría mejor descubrir la preciosa Venezuela en un exótico viaje, que ir entrando en los platos venezolanos a base de visitas cercanas a nuestros urbanos locales,  algunas magníficas creaciones nos dejarán al menos a los márgenes soñados de los sabores de esta increíble tierra.

En nuestros sentidos, degustando unos tequeños dorados de queso de mano o su delicioso pabellón trufado de carne excelsa y pequeños y negros frijoles, estaremos acercándonos al salto de agua más hermoso y elevado de la tierra, el Salto del Ángel, a las magníficas playas y las cristalinas aguas de Los Roques, donde nadie debería quitarnos la experiencia del mejor de los baños, de la mejor jornada de buceo y contemplación. O tal vez un paseo al atardecer por Isla Margarita, donde los nervios parecen destensados desde el primer bostezo en la mañana, donde un cóctel de frutas o una buena cena junto a la playa a base de rojos mariscos, se nos antoja más delicada y atractiva que la mejor de las cachapas de maíz con el más dulce y jugoso de los rellenos. Aunque lo sirvan tan espectacular como en La Candelita en su colorida y juguetona atmósfera.

Desayunamos unas arepas humildes con carne mechada y queso y nos atrevemos a imaginarnos en el espectacular Parque Nacional de Canaima, donde la belleza alcanza cotas sublimes y desearíamos no marcharnos nunca. Tal vez por Navidad compartamos un pan de jamón en alguna pequeña casa a la orilla del azul Caribe y entonces quizá echemos de menos el frío madrileño o las luces de nuestra adornada ciudad. Sólo tal vez.