Cine y TV

¿GH11 se hará con chimpances?

Una de las razones que nos enloqueció de las primeras temporadas de Perdidos (Lost) fue el asunto del ordenador y el contador: cada 108 minutos había que darle al enter para recomenzar un conteo y evitar… no sé sabía qué. Esa idea (la de personas sometidas a una tarea repetitiva e inútil para evitar el Apocalipsis) nos parecía y parece una muy adecuada metáfora de la vida, el universo y todo lo demás.

Por ello, las pruebas de Gran Hermano nunca nos parecieron la gran cosa: que si debían hacer en una caminadora los kilómetros necesarios para cubrir el Camino de Santiago, que si se debía evitar que se murieran los animalitos de la granja y que a la pobre vaca le reventaran las tetas, que si debían estar esposados a otro concursante día y noche (hasta cuando ibas al baño)… Banalidades, vamos, que pasaban por alto el espíritu de una buena prueba televisiva: reflejar desde el vamos recónditas zonas del alma humana. Más bien, eran un reflejo del IQ de los guionistas.

Con cada nueva edición de GH, y ante una decreciente incapacidad física e intelectual de los concursantes, las pruebas fueron bajando en su demanda (se sufría más en un campamento a la hora de cantar el Cumbayá) pero (paradójicamente) el precio de perderlas se hizo más alto: el presupuesto a gastar en comida se reducía, con una aumento notable en la mala leche de los participantes, como si la producción los castigara por ser incapaces de mantenerse despiertos o cuidar que no se apagara una hoguera. Como si la producción, vamos a decirlo, castigara a los hermanitos por ser tan tontos.

Sin embargo, nada permitía prever lo que se venía. Ante el fallo de los hermanitos por recordar poemas, la producción ha rebajado sus expectativas al tope:

httpv://www.youtube.com/watch?v=Bn7SCBTjWAU

Si, damas y caballeros: los concursante de Gran Hermano 10 deberán recordar… secuencias de colores. Eso que a una rata de laboratorio le vale un trocito de queso y a un chimpance, una banana.

Si GH10 es un muestrario de la gente común, ¿esto significa que al fin hemos llegado al nadir de la inteligencia humana? ¿Al fin el abuso de SMS para votar por Ivan nos ha licuado el cerebro a todos? Lo grave no es que estos esforzados chicos vayan a jugarse la comida con un “Simón“. Lo preocupante es que nosotros estemos viéndolos.

Nuestra humilde propuesta: que, a partir de ahora, los guionistas de Saw se encarguen de diseñar las pruebas. Tampoco creemos que las pasen, pero al menos tendremos un poco de darwinismo a lo bestia, antes de que en GH11 pasen directamente a los chimpances.

Fuente | El Ojo de Gran Hermano