Arte

Guerra y Arte

image

En los más ilustres y gloriosos capitanes y emperadores del mundo, el estudio y la guerra han conservado la vecindad, y el arte militar se ha confederado con la lección. No ha desdeñado en tales ánimos la espada a la pluma. Docto símbolo de esta verdad es la saeta: con la pluma vuela el hierro que ha de herir.”

Este párrafo, escrito por Quevedo, resume a la perfección lo que es la guerra para el arte y el arte para la guerra. Uno de los momentos más oscuros de la historia moderna, la Segunda Guerra Mundial, no desdeñó en los ánimos de seguir combatiendo ni a las plumas, ni a los pinceles, ni a los objetivos fotográficos, ni a nadie que tuviese algo que decir, a favor o en contra. Un período artístico de lo más fructífero y combativo, que se muestra en todo su esplendor en la exposición “El arte en guerra. Francia 1938-1947: de Picasso a Debuffet”.

La muestra, expuesta actualmente en el Museo de Arte Moderno de Francia, llegará al Museo Guggenheim de Bilbao el 19 de marzo y se podrá visitar hasta septiembre. “El arte en guerra” propone un recorrido por la producción artística en Francia en el entorno de la Segunda Guerra Mundial a través de más de 400 obras de unos 120 artistas, entre los que se encuentran Pablo Picasso, Henri Matisse, Pierre Bonnard, Marc Chagall, Vasily Kandinsky, Jean Fautrier, o Alberto Giacometti.

En todas las obras se puede observar la reacción de los artistas hacia la guerra. Muchos de ellos tuvieron que exiliarse; otros se enclaustraron en la clandestinidad de la Provenza; otros combatieron y acabaron en campos de concentración. Es la prueba de que el arte puede ser un poderoso instrumento, sobre todo cuando no está de parte de los vencedores.