Noche y Gastronomia

Harry´s bar en Venecia: una cita con la historia

Puente de Rialto

Existen ciudades hermosas, exóticas, culturalmente insuperables, misteriosas, fascinantes, delicadas, modernas, aristocráticas, mágicas, románticas, cosmopolitas o indescifrables.

Además existe Venecia, que no se parece a nada en el mundo y que tiene un aura difícil de capturar, de explicar con palabras. De todos los viajes que este cronista ha realizado puedo asegurar sin duda que el de Venecia fue un viaje genial,incomparable a los demás desde el comienzo.

Dejando para otro artículo detalles más culturales de nuestro periplo, hablaremos de uno de los locales de referencia de la ciudad, uno de esos lugares que uno no puede obviar en la ciudad de los canales: su famoso Harry´s bar.

Fundado en los años 30 por la familia Cipriani, es este uno de los bares con más historia y anécdotas del mundo. Concebido como un restaurante de estética clásica, se sitúa justo en frente del Gran Canal y es parada obligada para mitómanos y turistas curiosos.

Dicen que fue fundado por la contribución generosa de un joven alcohólico americano, Harry Pickering, que pidió a Guiseppe Cipriani, barman del hotel Europa en el final de los años 20, abriese un bar donde poder beber y comer bien en Venecia. Al calor de esta solicitud nació un local que fue punto de encuentro de literatos como Capote o Hemingway, actores como Ava Gardner o simplemente multimillonarios como Peggy Gugenheim, que más tarde dejaría en la ciudad su magnífica colección

Hoy en día, uno debe probar en el Harry´s bar su carpaccio de carne –aquí dicen se inventó esta receta- y su famoso cóctel bellini que también tiene sello de nacimiento en estas paredes. Sentarse en una de sus mesas de antigua madera, impolutamente vestidas por sus manteles blancos y probar una pasta con trufa o un pescado frito es dejarse llevar en el tiempo a un lugar de mítica y ecos de genialidad. Es dejarse acariciar por la sensación de compartir lugar con Chaplin o Somerset Maughan. Es darse el capricho de resultar snob.

Eso sí no espere el visitante precios contenidos, ni servicio pleno de amabilidad.

Al Harry´s bar se viene a ser un pequeño testigo de una bonita y original historia. Y a sonreír con sus anécdotas. Es bueno saberlo antes de entrar por su preciosa puerta.