Cine y TV

House en el manicomio: season premiere

Hemos visto el doble episodio con el que arranca la sexta temporada de House, MD (o House, a secas), la historia de nuestro bastardo preferido, y sólo podemos perdernos en alabanzas al que es, desde ya, uno de los mejores episodios de la serie creada por David Shore y protagonizada por el encanto irremediable de Huhg Laurie.

house-en-el-manicomio-season-premiere

El enorme mérito de este primer episodio es seguir la línea habitual de las season premiere a partir de la tercer temporada (presentar a House a punto de mejorar y, bueno, ser feliz) con el añadido de que el médico misántropo se nos presenta fuera de su elemento (no en el Hospsital Plainsboro, sino un manicomio), y como paciente, interactuando con una troupe a la Atrapado sin salida.

A lo largo de la hora y media, House pasa de ser (como era de esperarse) un incordio para el personal médico (su plan es ser tan intolerable que lo echen del manicomio) a convertirse en un hombre desesperado que reconoce sus problemas y sólo quiere una oportunidad, gracias a la aparición de un enfermo convencido de ser un superhéroe incomprendido y de la amiga de una interna catatónica, interpretada por la nunca tan hermosa Franka Potente.

¿Qué necesitamos para ser felices? El dolor de estar perdidos, aprende House en este episodio, pero eso es algo que el televidente deberá descubrir por sí mismo con esta promisoria apertura de temporada.

Imagen | Fan pop