Cine y TV

House y los bloggers

El último capítulo de House, MD, el número 14 de esta, su sexta temporada, es uno de esos ejemplares que demuestra porque seguimos fieles al encanto de nuestro bastardo favorito. Y, además, es un episodio con algunas muy interesantes y valiosas consideraciones sobre el arte del blogueo.

Además de reflexiones sobre la belleza masculina y los riesgos de leer ocultamente a Henry James, Private Lives tiene como centro a una fotógrafa y bloguera compulsiva, cuya incierta enfermedad se convierte en otro motivo para ventilar cada detalle de su existencia.

Quizá con un poco de retraso, la figura del blogger aterriza en la una de las ficciones más populares, pero el tratamiento del tema no decepciona, y el análisis de las vidas privadas que se vuelven públicas al punto de que se viven para ser pósteadas, ofrece algunas ideas que deberían ser consideradas por todo aquel que tuvo, tiene y tendrá un blog.

Una de ellas va sobre las consecuencias de existir para los lectores y pedirles opinión sobre cada aspecto de la vida. Respuestas que llenan los comentarios de todo blog que se precie de serlo.

Pues bien: en el momento en que el blogger toma una decisión por sí mismo (como le ocurre a la blogger del episodio), sin hacer un poll con sus visitantes, entonces está traicionando la esencia del blog, de su oficio digital. ¿No?

Imagen: Tengo la Peli