Cine y TV

"Increíble, pero falso" (crítica)

Decir la verdad no cuesta nada. Al menos en el mundo de “Increíble, pero falso”, un film donde la honestidad y la sinceridad son moneda corriente y la mentira no existe hasta que alguien la inventa.

“Increíble, pero falso” se ambienta en un mundo donde no existe la mentira: todo el mundo dice la verdad, por más cruda que sea. Mark es un simple cuarentón con poco éxito en la vida (tiene un mediocre empleo como escritor de guiones para películas documentales que constan de un hombre delante de cámara relatando hechos históricos) y tampoco es un ganador en su vida amorosa: su apariencia poco atractiva le resta puntos con las mujeres y eso lo sabe de boca de ellas que no enmascaran su impresión al verlo. Pero todo va a cambiar para este simpático perdedor en el momento en el que toca fondo y por una de esas casualidades de la vida se le ocurre hacer algo que jamás nadie imaginó en este mundo: mentir. Mark no solo descubre que puede decir cosas que no son verdad, sino que todo el mundo creerá que son ciertas ya que nadie conoce lo que es mentir. El provecho que saca Mark del descubrimiento es inmediato, pero como la mentira tiene patas cortas, los beneficios de omitir la verdad se verán contrastados con algunas verdades irrefutables como su aspecto físico.

La película no solamente es efectiva como comedia a la hora de mostrarnos cómo un mentiroso puede sacar provecho de un mundo de honestos, sino que juega con todos los aspectos de la vida en los cuales la mentira existe y nosotros, simples mortales habitantes de este mundo lleno de engaños, coexistimos con ella sin problemas. Por ejemplo, las películas de ficción no existen en el mundo de “Increíble, pero falso” dado que el concepto de actuación recae en una mentira: pretender ser alguien que uno no es. También las publicidades son extremadamente sinceras y por ende carecen del toque picaresco que les imprime la mentira en el mundo real y ese contraste da como resultado una serie de carcajadas bien sustentadas. Además, la película está plagada de cameos entre los que cabe mencionar a Edward Norton, Philip Seymour Hoffman, Tina Fey y Jason Bateman.

Simpática, ágil y, como toda buena comedia, efectiva a la hora de hacernos reír, “Increíble, pero falso” funciona en tanto y en cuanto no nos preguntemos los “porqués” o los “comos” del funcionamiento de un mundo donde solo se dice la verdad.

Puntuación: 7,5 de 10

FICHA TÉCNICA
Guión y dirección: Ricky Gervais y Matthew Robinson.
Elenco: Ricky Gervais, Jennifer Garner, Louis C.K., Jeffrey Tambor y Rob Lowe.
Origen: Estados Unidos (2009).
Duración: 99 min.

httpv://www.youtube.com/watch?v=VK9xR_I_qfw