Cine y TV

Una película que cambia el argumento según los deseos de la audiencia

Cinema

Cuando decidimos pasar la tarde en el cine e invertir una cierta cantidad de dinero en la compra de las entradas, las palomitas y las diversas chucherías que nos gusta consumir durante estas sesiones, el hecho de que la película sea sumamente aburrida puede provocar que sintamos una gran decepción y que solo pensemos en el momento en el que toque a su fin para marcharnos a casa.

¿Te imaginas que esto no te volviera a ocurrir nunca más? ¡Pues parece que dentro de poco será posible! Y es que, en breve, ya no será necesario que te decidas a realizar una escapada de fin de semana o a pasear por Roma para disfrutar de tu tiempo libre, sino que ir al cine se convertirá en una de las actividades más emocionantes que podrás llevar a cabo.

¿El motivo? Que varios investigadores de la universidad británica de Plymouth, en Reino Unido, han inventado una novedosa tecnología que, gracias a varios sensores, pueden detectar los cambios de humor que se producen en la audiencia durante el visionado de una película y cambiar el argumento en base a su estado de ánimo. Toda una revolución, ¿no te parece?

De este modo, el cine podría adaptarse a los deseos del público y, cuando este se encuentre en tensión, proyectar escenas agradables para que los presentes se relajen o hacer todo lo contrario y optar por que en la película aparezcan momentos plagados de intriga cuando el público se empiece a aburrir.

Así, para llevar a cabo este experimento se ha seleccionado a una serie de voluntarios a los que se conectó a varios sensores que se encargaron de registrar su ritmo cardíaco, la actividad cerebral, los cambios musculares y la transpiración. Una vez hecho esto, se proyectó una película creada por varios estudiantes en los que los protagonistas podían vivir o morir, un final que se elegiría dependiendo del estado de humor del público.

No obstante, y aunque varios directores de Hollywood ya se han interesado por esta técnica, todavía tendremos que esperar un tiempo para descubrir si se convertirá en una realidad.