Cine y TV

Jedis contra Bush

arrives at the "Salmon Fishing In The Yemen" - Los Angeles Premiere

Los hombres que miraban fijamente a las cabras (The men who stare at goats) es una comedia que pasó totalmente desapercibida en los Estados Unidos, a pesar de un reparto que incluía a George Clooney, Ewan McGregor, Kevin Spacey y Jeff Bridges, y de ser una reelaboración de los preceptos del Caballero Jedi. Una vez que se le ha visto, se entiende por qué.

Los hombres que miraban fijamente a las cabras es otro artefacto anticonservador del director de Buenas noches y buena suerte (2005), Grant Heslov, y aunque parte de una premisa ridícula (un teniente coronel decide entrenar un batallón del ejército norteamericano bajo las premisas del hipismo, lo paranormal y la Fuerza), logra una comedia divertídisima, a la vez que una reversión de Star Wars (en la que sí, Kevin Spacey encarna al Lado Oscuro).

“La única alternativa para el ejército norteamericano es ser maravilloso”, y con esa frase Bill Jango, el jedi encarnado por Jeff Bridges se lanza a una cruzada para reiventar las guerras, con ondas positivas y “miradas centelleantes remplazando a las armas y la crueldad. Desde luego, fracasa. Muchos años después, su derrotado padawan, Lyn Cassady (George Clooney) entra al desierto iraquí en plena invasión post 9/11 para encontrar a su exiliado maestro, en un intento por reunir de nuevo a la Fuerza, y en compañía de un periodista cobarde, Bob Wilton (Ewan McGregor) sólo encontrará que el Lados Oscuro ha prevalecido sobre el Ejército de la Nueva Tierra.

Como en las grandes comedias, debajo de los estupendos gags (la mayor parte de ellos con la crueldad sobre animales como centro) subyace un trasfondo terrible: la lucha de dos hombres que sólo cuentan con sus ridículos poderes (y con More than a feeling) para enfrentarse al Imperio.

Los hombres que miraban fijamente a las cabras se estrena en marzo.