Cine y TV

John Hughes (1950-2009)

El día de hoy, a causa de un paro cardíaco, ha muerto el cineasta John Hughes. Su nombre no dirá gran cosa a la mayoría, pero estamos seguros de que (inevitablemente) habrán visto alguna de sus películas. Hughes fue el artífice de la exitosa Solo en casa (y una de sus continuaciones), de Beethoven (no la del músico, sino la del San Bernardo) y la versión de carne y hueso de 101 dálmatas, pero Hughes será recordado sin duda como el autor que dio estatus de cine de culto a las comedias adolescentes.

john-hughes-1950-2009

Vamos: Huhges inventó los ochenta con una sola película.

Trampolín de partida de toda una nueva generación de actores (Matthew Broderick, Emilio Estévez, Paul Gleason, Anthony Michael Hall, James Spader, Kevin Bacon y Elizabeth McGovern son algunos de los nombres que le deben su primer aparición en la marquesina), el cine de Hughes supo  reflejar el sentido de su tiempo, con un feliz retrato del vacío existencial de los adolescentes ochenteros, un tiempo en que la inercia se llenaba con el consumismo, los firmes lazos de amistad, hombreras gigantes y buena, muy buena música. Lo hizo, por lo menos en una película: The breakfast Club (1985).

Un título que basta para elevar a Hughes en el altar del cine adolescente: El club de los cinco (The breakfast Club) es la crónica de una mañana en la vida de lo peor de un colegio reunido en la sala de detención, cinco misfits que se encuentran a sí mismos al enfrentarse entre sí. Indeleble mezcla de comedia y cine de terapia grupal que nos heredó, entre otras cosas, una magnífica canción de Simple Minds:

httpv://www.youtube.com/watch?v=nAdaQhitdKg

Prueba superada, señor Hughes. Descanse en paz.

Imagen | El Cultural