Cine y TV

Ken Russell (1927—2011)

El día de hoy la prensa ha informado sobre la muerte del más controvertido e innovador de los cineastas ingleses. A los 83 años, muere Ken Russell.

Figura obligada de los cursos de cine, Russell, fruto de una familia humilde, víctima de maltrato paterno, llegó a escandalizar las buenas consciencias de los setenta con un filme (A woman in love) en el que dos actores (Alan Bates y Oliver Reed) peleaban  desnudos. A pesar de ello, la cinta ganó el Oscar a la mejor actriz femenina (Glenda Jackson). Después, presentó una crucifixión de tintes sacrílegos en The Devils… que le encantó al público inglés: fue la película más taquillera durante ocho semanas.

Otrora realizador de documentales televisivos sobre músicos, Russell dedicó buena parte de su filmografía a temas relacionados con la música, y suyas son The Music Lovers (1970; una biografía sobre Tchaikovsky), Tommy (1975), la adaptación de la ópera rock de The Who, y Lisztomania (1975), en donde convertía al célebre compósitor húngaro en una moderna estrella de rock.

En los ochenta su carrera tuvo un reflote con Estados alterados (una variación del Doctor Jeckyll, que se valía de los alucinógenos para explorar los planos de la consciencia) y Crimes of Passion (1984), acerca de la relación extrema entre una prostituta y un predicador callejero.

Siempre cargando con problemas para conseguir financiación debido a lo poco usual de sus proyectos, la carrera de Russell se refugió en la televisión durante su último tramo, y tras dirigir videos musicales, llegó a producir (brevemente) el Gran Hermano inglés.

Al momento de su muerte trabajaba en una adaptación de Moe Flanders.