Libros

La cinta roja

La Cinta Roja

La cinta roja, es el último libro publicado de Carmen Posadas. Esta talentosa escritora uruguaya (aunque nacionalizada española hace ya muchos años) hace tiempo que nos viene demostrando su singular don. Algunas de sus características son tan especiales que merecerán un post dedicado solamente a ella.

Se trata de una novela histórica, cuya acción se desarrolla en el inicio de la Revolución Francesa, llegando hasta Napoleón en el poder. Sin duda un período histórico más que relevante, desde todo punto de vista. Por supuesto que no se limitó a un cambio político, sino que cambió hasta la visión de los hombres sobre sí mismos. Conceptos que hoy nos parecen más que naturales, surgieron en esa época.

Algo que me interesa mucho cuando leo un libro, es la forma en que el autor nos induce a sentirlo. No me refiero a la sensación de si me gusta o no. Es la capacidad de lograr que quien lee se sitúe en el momento y lugar, sintiendo hasta las sensaciones más normales, lo que más me asombra de algunos pocos escritores. Y por supuesto que no se trata de ser muy bueno describiendo. Si logro sentir los olores, el agobio o lo que sea, se da esa magia que hace que la lectura valga tanto la pena. Carmen Posadas lo logra con una solvencia impresionante. En cuanto a los datos históricos, el manejo es absolutamente prolijo y minucioso.

La novela es sobre Teresa Cabarrús, un personaje de gran riqueza, con una vida tan intensa y contradictoria que permite a la autora todo tipo de movimientos. Desde el abordaje histórico, al personal y sentimental; todos los aspectos cobran un valor importante. Una mujer inteligente, hermosa y astuta que consigue sacar provecho (y no me refiero a lo material) aún de las situaciones más dramáticas.

Os quiero advertir que Carmen Posadas no es una escritora que escribe para mujeres solamente. No se trata de una feminista que elige una protagonista femenina para arengar sobre el tema. Eso sería una lectura superficial y falsa.

Novela muy interesante altamente recomendable.

Imagen: diariodelibros.com