Cine y TV

La historia de Natascha Kampusch se podrá ver en el cine

image

En septiembre de 2006 el mundo entero se sobrecogía al conocer la historia de Natascha Kampusch, una joven austríaca que había huído tras ocho años de secuestro. Poco a poco se fueron conociendo más datos, y la curiosidad de los medios creció. Natascha ofreció varias entrevistas pero, como suele ocurrir, este tipo de historias acaban convirtiéndose en productos rentables, y casi acaban por banalizarse. Lo último es una película sobre el secuestro, que se estrenó el pasado lunes en Viena.

La cinta, que lleva por título 3.906 díasnarra con gran detalle los ocho años de secuestro de Natascha Kampusch. Está basada en la autobiografía de mismo título, una auténtica lucha de voluntades entre voluntades, entre un secuestrador y una niña de tan sólo diez años. La película pretende mostrar como el complicado equilibrio entre las fuerzas de dominante  y dominada, que se va rompiendo con el paso de los años. A través de sus armas y su intelegencia, Natascha fue consiguiendo pequeñas victorias, como poder salir al jardín, lo que le llevaría a la libertad.

Por otro lado, su directora, Sherry Hormann, muestra sin tapujos la violencia ejercida sobre Natascha: palizas, oscuridad, hambre y abusos sexuales, un tema que la víctima nunca ha confirmado, pero que ha sido el mayor objeto de interés por parte de los medios sensacionalistas. Y así, esta película, por muy fiel a la realidad que pretenda ser, y por muchos aspectos psicológicos que quiera retratar, no dejará de ser, en mi opinión, un nutrido argumento para continuar aumentando el morbo por este tipo de historias.