Cine y TV

‘La ladrona de libros’ – Leer en lugar de quemar

ladrona00El pasado 10 enero se estrenó en nuestro país ‘La ladrona de libros’ adaptación cinematográfica de la novela de Markus Zusak dirigida por Brian Percival e interpretada por una prometedora Sophie Nélisse y un colosal Geoffrey Rush. Una cinta que intenta ser amable en un entorno terrible y que, a pesar de su fluida narración, no acaba de dejarnos satisfechos del todo.

La Segunda Guerra Mundial ha sido retratada en el cine desde casi todos los ángulos y puntos de vista posibles, pero no por ello deja de añadir un componente visual y dramático difícil de igualar. Probablemente uno de los dramas más grandes de la historia de la humanidad, si no el que más, en ocasiones sugiere películas como ‘El pianista’ (2002) o ‘La ladrona de libros’ que, con una factura excelente, se limitan a mostrarnos la experiencia vital de un único personaje que se ve atrapado en el remolino de este conflicto, y hace lo que puede por salir de él sin dejarse engullir.

El argumento se nos presenta a través de un singular narrador que, aquellos espectadores más avispados, identificaran enseguida. La joven Liesel viaja junto a su madre y su hermano para que ambos sean entregados en adopción a una familia Alemana. Desgraciadamente, el pequeño muere, y Liesel debe enfrentarse sola a una nueva familia, una nueva casa y una nueva escuela. Por suerte para ella, topará con personas dispuestas a aceptarla, ayudarla y hacerla sentir querida. El gran problema de la joven es que no sabe leer, pero Hans, su padre adoptivo, se encargará de enseñarle. El inicio de la Segunda Guerra Mundial hará mella en la sociedad alemana, y la joven Liesel, que justo empieza a descubrir las maravillas de los libros, no entenderá porque algunos se dedican a quemarlos. Sin embargo, el mayor desafío para Liesel y los suyos llegará cuando Max, un misterioso joven, llama a su puerta en mitad de la noche.

Imagen 'La ladrona de libros'Los temas que la película trata son fácilmente identificables por el espectador. La importancia de la familia, no necesariamente relacionada por vínculos de sangre, el miedo y también la valentía en tiempos difíciles, la humanidad y solidaridad, y la fuerza que tiene la cultura para sobreponernos al lado más oscuro del alma humana. Dando por buenas las airadas y quizás demasiado ruidosas afirmaciones de una compañera de butaca, por lo visto la adaptación es bastante libre, y el argumento toma un camino distinto al de la novela original. Aún así, la narrativa es como digo fluida, y logra mantener el interés del espectador de principio a fin.

Tengo que destacar de ‘La ladrona de libros’ la solvente interpretación de la joven Sophie Nélisse, que sostiene el mayor peso interpretativo de la película, con permiso de su principal partenaire en la pantalla, Geoffrey Rush. Cuanto más veo interpretar a este actor, más me convenzo de su calidad y versatilidad. No en vano ha sido nominado cuatro veces al Oscar, alzándose con la estatuilla en 1996 por ‘Shine’. Su personaje de Hans es entrañable, dulce y conmovedor, sirviendo a Liesel, y al mismo tiempo al espectador, como el gran apoyo dentro de una realidad tan oscura, como hiciera, salvando las distancias, Roberto Benigni en ‘La vida es bella’ (1997).

La película resulta interesante y recomendable, desde el punto de vista de la experiencia vital de su protagonista, y de cómo las personas que conoció influyeron en ella. Quizás hecho en falta un poco más de desarrollo, las elipsis temporales del final se comen una vida entera de la que el espectador no sabe nada. Además, el clímax de la historia podría resultar arbitrario para algunos, y dejarles con cierto regusto amargo. ¡Avisados estáis!

3 estrellas3

Título original: The book thief.  Dirección: Brian Percival. Países: USA y Alemania. Año: 2013. Duración: 125 min. Género: Drama.  Estreno en España: 10 Enero 2014.