Cine y TV

La maldición del Oscar al Mejor Director

Como no queríamos preocupar a nadie, esperamos a que el furor de los Oscar pasara para contar, sí, lo que sabemos sobre La Maldición de los Oscar. Y es que hacerse con uno no siempre es el punto más glorificante de una vida de un director. Muy al contrario, la estatuilla puede ser el principio de la caída al pozo. Al menos como parecen confirmar estas 5 carreras despeñadas tras ganar un Oscar.

¿Qué suerte le espera a Danny Boyle?

1. Francis Ford Coppola
Antes de los Oscar: Coppola, responsable junto son Scorsese y Spielgberg de lo que podemos denominar la Nueva Era de Hollywwod (o El Imperio del Director), realizó tres de las mejores películas de todos los tiempo: Las dos primeras partes de El Padrino y Apocalipsis Now. Por ellas, recibió tantos Oscar que podría haber construido una escalera a la inmortalidad.

Después del Oscar: filmó “One for the heart” (Corazonada). un musical en colores chillones filmado en una réplica de las Vegas, con música de Tom Waits, que costó más de 20 millones de dólares y sólo recabó 600.000.

La Maldicion Del Oscar Al Mejor Director 2

Su punto más bajo: tras el fracaso millonario, Coppola aceptó filmar casi cualquier cosa. Entre lo más infame: El Padrino 3, Jack (con Robin Williams haciendo de niño) y Capitán Eo (con Michael Jackson).

2. John Boorman
Antes de los Oscar: arrasó con Deliverance, una cruda visión de los Estados Unidos de la marginalidad, que incluía una de las contadas escenas de violación masculina en la historia del cine.

Después del Oscar: Boorman filmó el más logrado ejemplo de ciencia ficción críptica después de 2001: una odisea en el espacio, Zardos (1974) con Sean Connery como una suerte de Mad Max metafísico que usaba las armas como terapia sexual (los protagonistas son inmortales que no pueden tener una erección). El punto más aterrador del filme era el escocés vestido de novia:

La Maldicion Del Oscar Al Mejor Director

Su punto más bajo: El Exorcista II. Es tan mala que toda secuela y precuela del original hace como que nunca existió.

Continúa.

Fuente | Cracked