Arte

La Mona Lisa de Egipto

Famous bust of Queen Nefertiti

Su belleza serena ha perdurado a lo largo de los siglos y ha llegado hasta nosotros como uno de los objetos más preciados del arte egipcio, muestra del buen hacer de sus escultores. Se trata del Busto de Nefertiti, la que fue gran esposa real de Ajenatón, faraón de la dinastía XVIII de Egipto (siglo XIV a.C.).

El busto fue hallado en el taller del escultor real Tutmosis, en Amarna, lugar que escogió Ajenatón para gobernar su imperio y establecer un nuevo culto al dios Atón, motivo por el que se le conoce como el “Rey hereje”.

Es una escultura excepcional, símbolo del Egipto faraónico y de una cultura esplendorosa e inmortal. Realizada en piedra caliza y cubierta con una capa de estuco para corregir las imperfecciones, la reina se representa en su madurez, sin ocultar las arrugas, lo que no le resta ni un ápice de belleza. El hecho de que le falte uno de los ojos de pasta vítrea hace pensar que probablemente no fuera la original, sino un modelo para realizar otras esculturas, aún hoy perdidas entre la arena del inmenso desierto.

Esta preciada pieza pertenece hoy en día al Museo Egipcio de Berlín, y se puede visitar en el Neues Museum de dicha ciudad. Además, están de celebración, puesto que recientemente se ha cumplido el centenario de su descubrimiento, por el egiptólogo alemán Ludwig Borchardt. A este motivo, se abre hoy una exposición que nos permite viajar atrás en el tiempo y que contará con numerosas piezas halladas por el mismo Borchardt, algunas de ellas inéditas. La muestra recorre cronológicamente toda la historia referente al descubrimiento: los tiempos previos a la revolución de Ajenatón, el cambio religioso, la ciudad de Amarna, el taller de Tutmosis y la rrecreación de la historia del descubrimiento y su recepción durante estos últimos cien años.