Libros

La niebla, un Stephen King a la altura

La Niebla sobre una noverla de KingHace mucho tiempo que las novelas de terror de Stephen King vienen pidiendo la misma suerte que sus obras de literatura “seria”: una adaptación cinematográfica a la altura. Ahí están clásicos como Stand By me  (1986) o The Shawshank Redemption (1994) con historias tan alejadas del terror moral que no parecen compartir la autoria del de New Castle. Pero, desde The Shining (1980)  de Kubrick no hay una gran película de horror basada en una novela del más prolífico y popular heredero de Edgar Allan Poe (y hay que decir que para King la adaptación de Kubrick es pura y llanamente bazofia).

Hasta ahora.

La Niebla (The Mist, 2007), basada en una nouvelle muy poco conocida de King y con un guión del que es coautor junto con Frank Darabont, el director, está magnificamente labrada sobre un tema clásico: un supermercado asolado por criaturas gigantes e implacables. Sorprendentemente, se trata de una gran película de terror que no se sostiene por los efectos especiales, sino por esos ingredientes que hacen grande al género: enormes actuaciones y un elegante poder de sugerencia.

La historia es sencilla: tras una violenta tormenta, una niebla inexplicable engulle a un pueblo. Pronto se descubre que dentro de la neblina hay algo que mata al que se interna en ella. La trama se centra en el interior de un supermercado, donde los clientes han quedado atrapados. Pronto, ante el encierro, se revela que la naturaleza humana produce monstruos más temibles que cualquier pesadilla de Lovecraft. El fanatismo religioso, encarnado por una soberbia Marcia Gay Harden, divide a los sobrevivientes, y reclama sangre…

Descreimiento ante la solidaridad humana y un sutil comentario al militarismo bushiano hacen de esta pieza una película que, con todo su pesimismo, resuena largo tiempo después de la función. Como todo el gran cine de horror. Sí, La Niebla es la gran película de monstruos que Cloverfield (2008) no supo ser.