Cine y TVLibros

La niña de los tres nombres

                                      La Nina De Los Tres Nombres

Tristemente comparada con el exitazo de John Boyne, El niño del pijama de rayas, esta novela atesora muchos valores interesantes que merecen ser comentados.

La pequeña Lieneke mantiene una relación epistolar con sus padres que se encuentran escondidas en la Holanda ocupada por los nazis. La niña es judía de nacimiento y fue dada en adopción.

Aún así va saltando de casa en casa y en todas tiene un nuevo nombre. Llega a convivir con un médico en un pequeño pueblo en el que también residen otros judíos escondidos de la amenaza nazi.

La novela se escribe en el presente y en los recuerdos de Lieneke de cómo esperaba la llegada de esas cartas. Incluso podemos observar varias cartas transcritas tal cual en la edición de la novela.

La sensación de ahogo del personaje ante la espera del fin de la guerra y de la posterior liberación está muy bien descrita por la autora, Tami Shem-Tov, que se basó en una historia real para la redacción de esta obra.

Concretamente se nos narra la historia de Nili Goren cuyas cartas están expuestas en el museo que rememora el holocausto. El final de la novela es un canto a la paz, a la libertad, al reencuentro tras la tempestad.  

Fuente: Casa del libro.