Libros

La RAE tiene derechos reservados

¿El idioma español debe pagar regalías? ¿Las definiciones de diccionario son de autoria privada, y por ende un particular puede dedicir si tienen o no libre acceso? ¿El conocimiento del lenguaje es patrimonio de los hablantes o de las empresas editoriales? ¿En el futuro, los hablantes del castellano deberemos pagar por citar al diccionario de la Real Academia de la Lengua? Estas son algunas de las preguntas que se nos ocurren a raíz del encontronazo que se dio entre la RAE y una página de difusión de contenidos lingüísticos.

Castellano.org, un blog uruguayo, se ha visto obligado a retirar los enlaces que concedían acceso directo a los contenido del sitio digital de la RAE.

Ricardo Soca, autor de Castellano.org, recibió una carta de “cesar y desistir” de editorial Planeta, en representación de la Real Academia de la Lengua. ¿La razón? Según los expertos en derechos de autor del grupo editorial más poderoso de la lengua española, linkear a contenidos del diccionario es una flagrante violación a los derechos de autor.

Aunque Ricardo Soca realizaba su blog sin ningún fin de lucro y puro amor al lenguaje, fue conminado en la carta (reproducida por ALT1040) a:

1º CESE inmediatamente en el uso de la denominación RAE en cualquier forma, tal y como anteriormente se ha expuesto, retirando de su página www.elcastellano.org todos los contenidos citados anteriormente propiedad de RAE, incluyendo buscadores de cualquier clase y derivados.

2º ABSTÉNGASE de utilizar cualesquiera marcas, nombres comerciales y/o nombres de dominio que, directa o indirectamente, se asemejen o evoquen a las marcas titularidad de RAE y que, en cualquier caso, incluyan directa o indirectamente el término RAE.

3º INFÓRMENOS por escrito, de forma inmediata y completa del procedimiento de retirada y restablecimiento de la legalidad, dándonos garantía suficiente de que no volverá a producirse.

Y así estamos: Planeta y la RAE tratan al lenguaje como otra mercancía, y prefieren un oscurantismo donde se privilegie al lucro.