Eventos

La rentabilidad de las Fallas de Valencia

Fallas de Valencia

Si todo el año fuera fiesta, divertirse sería más aburrido que trabajar.” William Shakespeare

Muchos se suelen preguntar cada año lo mismo sobre las Fallas una y otra vez:

–          ¿Qué sentido tienen?

–          ¿Por qué las quemáis?

Siempre terminan para volver a empezar. Se queman todas para volverlas a empezar.

Hay que comentar que Las fiestas de las Fallas honran a San José, que es el patrón de los carpinteros. En este sentido, Las Fallas son el ritual de quemar todo lo viejo para que pueda venir lo nuevo. Purificar el espíritu para recibir la primavera.

Las Fallas son cada año trabajo, esfuerzo, alegría, novedad, ilusión, y sobre todo, un gran negocio para los valencianos.

Las Fallas de Valencia actualmente son fiesta declaradas de Interés Turístico Internacional y aspiran a ser declaradas Patrimonio Inmaterial de la Humanidad por la Unesco en 2015. Con lo que te puedes imaginar que tienen un importante impacto en la economía tanto de la Comunidad valenciana como de España.

El último año recibieron más de un millón de visitantes en cinco días. Su repercusión económica representó más de 750 millones de euros y la creación de 7.580 empleos que supusieron unos 26,7 millones de euros en cotizaciones a la Seguridad Social y al IRPF.

Por otra parte, este año las Fallas generaron para el Estado 63,5 millones de euros gracias al IVA.

Como en otro negocio, la crisis también ha afectado a las Fallas y este año el impacto ha caído unos 200 millones de euros. Aun así, las Fallas de 2014, con un presupuesto de 6,76 millones de euros, que representan un 30% menos que en años anteriores, han generado un negocio de cerca de 500 millones de euros.

Hay que comentar que como los monumentos falleros se situaron en el epígrafe de “obras de arte” del IVA, supuso una rebaja del impuesto del 21% al 10%. Lo que se tradujo en casi 700.000 euros de ahorro en los monumentos que los falleros pudieron destinar a otros asuntos de la fiesta: ocio, transporte, indumentaria, traca, pólvora, todo tipo de salones de banquetes en Valencia, etc.

Hay que ver lo eficiente que desde el punto económico es quemar las Fallas y volver a empezar cada año.