Noche y Gastronomia

Lakasa de Cesar Martín: cocina de alto nivel a buen precio

Productos Gourmet

Últimamente la moda de poder comer en entornos informales y degustar delicias culinarias a precios asequibles, se ha convertido en la fórmula de supervivencia de algunos de los mejores chefs de nuestro país.

Ejemplos en la ciudad de Madrid ya pasaron por estas páginas como Vi Cool o Estado Puro, o son uno de los grandes éxitos de los últimos años como Streetxo en Callao, la marca b o casual del triestrellado chef de Diverxo, David Muñoz.

El caso de Lakasa de Cesar Martín es un poco diferente. El acercamiento es el mismo pero aquí, su local es el único estandarte de su modo de entender la cocina, el servicio al cliente y la cuantía de la cuenta. El resultado aún más espectacular.

Situado en la comercial calle de Raimundo Fernandez Villaverde, 26, nos encontramos ante un espacio moderno donde alternan mesas altas, un salón privado y grandes butacones y donde la decoración  y ambiente pueden pecar de algo de frialdad.

En la cocina, el resultado y la relación calidad precio es simplemente insuperable, antológica.

Lo mejor es dejarse aconsejar por Cesar, que mezcla un profuso conocimiento, la mejor de las ilusiones y una simpatía que no estomaga. Decántense por las medias raciones y tendrán más posibilidades de admirar en toda su profundidad la propuesta gastronómica de Lakasa.

A los entrantes, excepcionales, livianos, muy sabrosos y tiernos buñuelos de camembert, una delicia para el paladar; exquisitas sus originales croquetas de calcot con romescu, de intensísimo gusto; delicada su finísima pizza de pisto con huevo, ligera y cremosa a la vez.

Para los segundos, nos encanta su perfecta tartar de lubina con un punto picante, su maravilloso secreto ibérico con salsa de callos o su aromático arroz con conejo y setas. Nos quedamos con las ganas de probar su famoso steak tartar (lo sirven depende de los días) o su aclamado solomillo Wellington que en este caso solo ofician los domingos.

En los postres, maravilloso carro de quesos, explicación incluida y originalísima su tarta de queso azul, más salada que dulce. Buenos vinos por copas y un precio imbatible para lo que ofrece. Treinta euros por comensal. Perdérselo es un delito.