Libros

Las peores portadas: el caso de la Literatura Nazi

El lector hispanohablante tiene razones para envidiar al lector anglo o francoparlante, y una de ellas es la calidad de las portadas que las editoriales francesas, inglesas y estadounidenses ponen en la realización de sus portadas.

las-peores-portadas-el-caso-de-la-literatura-nazi

Los diseñadores de esas latitudes parecen imbuidos de un espíritu ajeno a los maquiladores de portadas de nuestras latitudes e idioma. Parece que en las escuelas gráficas de nuestras tierras dan el mismo valor a una caja de jabón que a una portada. Visten un producto, lejos de contribuir con ideas.

Decimos esto a causa de que hemos visto la increíble portada que Macmillan ha preparado para su edición 2010 de La literatura Nazi en América Latina, una de las obras más interesante de Roberto Bolaño. Un orificio (de bala o quemadura de cigarro) da cuenta de la apuesta violenta e incendiaria de la obra.

Se trata de un libro que reune las biografías imaginarias, pero no faltas de verdad, de escritores inexistentes, seguidores de una posición existencial cercana al espíritu genocida del nazismo.

También habríamos pensado lo mismo de ver la portada de la edición 2008 de Chris Andrews, en donde el blanco y negro de una foto granulosa dan cuenta de la sombría filosofía vitalista que atraviesa las páginas de La literatura Nazi.

las-peores-portadas-el-caso-de-la-literatura-nazi-2

¿Qué nos ofrecen a cambio las editoriales hispanas? Pues lo que podía esperarse: si figura la palabra “nazi” en la portada, pues pongamos una foto de Hitler.

las-peores-portadas-el-caso-de-la-literatura-nazi-3

Fuente: Archivo Bolaño