Cine y TV

Las razones de Voldemort según Ralph Fiennes

Con ocasión del final de la saga de Harry Potter, Ralph Fiennes se permitió hablar sobre el personaje más interesante del ciclo, y el villano que le tocó en suerte interpretar: Lord Voldemort.

¿Qué tan malo es Lord Voldemort? Es un espíritu demoniaco. Una fuerza satánica. El joven Voldemort era un huérfano, y se negó cualquier tipo de afecto familiar o amor, así que ha sido una figura aislada desde muy temprana edad.

Sin embargo, siempre he pensado que tiene que existir la posibilidad del bien en cualquiera. Esta tiene que haber sido erosionada, deprimida, suprimidad o distorsionada de algún modo en él después de que fuese realmente dañado.

Al principio, no estaba seguro de querer interpretarlo, y no estaba familiarizado con los libros. (…). Después de que me dieron el papel, estudie todas sus referencias en los libros y halle los pasajes donde J. K. Rowling lo describe. Algunas veces creas un personaje con personajes de la vida real, pero en otras debes crearlo a partir de ti mismo.

Tengo mucho que ver en el aspecto que tiene. Encontré pequeños atributos en el papel, y algo ocurrió cuando me puse esas largas y ondulantes túnicas. Fue cuando me sentí Voldemort.

En los libros, Rowling describe sus “resplandecientes ojos rojos”. Me alegra que no hicieran eso en las películas. (…) El diseñador me hizo una varita con un garfio como la garra de un ave, y a veces me la dejaba colgar del dedo. No conservo la varita, pero si la muy convincente dentadura que me hicieron. La tengo en un frasco en mi estudio.

Entiendo su soledad. No creo que tuviera una vida amorosa. No sabe lo que es el amor: es un lenguaje que no entiende. Sólo le importa adquirir poder y controlar, y manipular a mucha gente. Es muy emocionante y liberador interpretarlo, porque todas las reglas desparecen.

Alguna veces había niños en el set, y podía verlos observarme ansiosos. Una vez  camine cerca del pequeño hijo de un supervisor de script, y rompió en llanto Me sentí muy satisfecho.

Algunos actores disfrutan señalan la maldad en los personajes que llaman “malos tipos”, pero hay que ser humano ante todo. Todos tienen el potencial de ser corrompidos. Todos.

Fuente | Newsweek