Cine y TVLibros

El efecto lechuza de Harry Potter

KYRGRZSTAN - CIRCA 2002 : stamp printed in Kyrgrzstan with Danie

Una insospechada consecuencia del final de la saga cinematográfica de Harry Potter se está viviendo en el Reino Unido. Ya se sabía que el fin de la franquicia iba a dejar sin importantes ingresos a una cinematografía que se quedó sin su principal producto de exportación, pero se ignoraban los efectos que sobre el mundo animal iba a tener la partida del pequeño mago.

Para los fans de Potter, la imagen del mago con su fiel lechuza Hedwig es una de las más memorables… pero no ha sido suficiente para que muchos residentes de la isla británica conserven las lechuzas con las que se hicieron para emular al alumno más destacado de Hogwarts.

Según reportan asilos de animales a todo lo largo del Reino Unido, ha aumentado la recepción de lechuzas. Sus dueños prefieren donarlas antes que gastar en el acondicionamiento de sus viviendas para que dispongan de un lugar adecuado. El aumento de las donaciones es alarmante: en el caso de un refugio de Gales del Norte, antes del fin de la saga había seis lechuzas. Terminada la segunda parte de “Las reliquias de la muerte”, su número aumento a 100.

Se teme que un número mayor de lechuzas hayan sido abandonadas a su suerte en los bosques.

No es la primera vez que el cine provoca emergencias naturales: eventos similares pasaron tras el estreno de “101 Dálmatas” y “Las tortugas mutantes ninja”, con miles de perros dálmata en los refugios y miles de tortugas arrojadas a las alcantarillas londinenses.