Cine y TV

Lindsay Lohan entre los muertos

Por segunda vez en su vida, Lindsay Lohan volverá a trabajar entre los muertos. Será en la morgue del condado de Los Angeles, como parte de los servicios a la comunidad que deberá prestar debido a una sentencia por violar su libertad condicional.

Durante 480 horas, vestida si lo desea con su ropa de calle, la Lohan deberá fregar la morgue (si bien no el depósito de cadáveres). Un tétrico deber del que no pudo escapar ni con el pago de 51.000 euros (fianza que le libro, sí, de las 120 horas de cárcel impuestas).

Lohan violó la libertad condicional a la que se encontraba sujeta por conducir bajo los efectos del alcohol y las drogas. A decir de las autoridades de Los Angeles, la condena no tiene nada de macabra: su trabajo será el de un conserje que “limpia y vacía los cubos de basura”.

Entre las 8 de la mañana y las 4 de la tarde, Lindsay Lohan podrá ser encontrada realizando un trabajo que ya había realizado, por razones similares, en 2008: entonces pagó con dos días de servicios en la morgue y dos más en una sala de urgencias, con la idea de concientizarla sobre los riesgos de conducir bajo los efectos del alcohol o las drogas.

Como se puede comprobar, no sirvió de mucho.

Fuente | EP