Cine y TV

Lindsay Lohan se refugia en GH VIP

Hubo un tiempo en que la televisión fue el rentable refugio de las divas hollywoodenses venidas a menos (y así tuvimos a Geena Davies como la presidente en Comander in chief, y a Gleen Close como una abogada sin escrúpulos en Damages). El resultado fue, la mayor parte de las veces, el brillo de un talento desatado y extendido, sin las restricciones de tiempo del cine, que llenaba la pantalla y justificaba las pausas comerciales.

lindsay-lohan-se-refugia-en-gh-vip

Pero ahora…

No es sólo que el concepto de diva ha cambiado con los años, es que se ha vaciado de significado, por no decir que las mujeres que ahora ocupan la pantalla y titulares no lo hacen por sus capacidades histriónicas, sino por su suerte para salir y entrar de tratamientos, o el estado en que dejan los autos rentados.

Una empresa de alquiler de vehículos reclama 100.000 dólares a Lindsay Lohan, la otrora niña actriz que compartió su angelical rostro con el cochecito Herbie. La Lohan (cuyo último filme, Labor Pain es, según la crítica, otro peldaño cuesta abajo en la caída al infierno) quebrada y con su fama en el momento más bajo, busca cómo hacer unos euros de más para pagar las cuentas.

No está dispuesta, sin embargo, a pasar por encima de ciertas barreras, y por si Disney nos vuelve a llamar, se ha negado a posar denuda para Playboy (y eso que ofrecían un millón de dólares). Y, como la tele manda, se encuentra en pláticas con Endemol para participar en la versión inglesa de Gran Hermano VIP (ese mismo donde hace varios años la Pitonisa Lola ponía velas negras a granel).

Parecería que Lindsay Lohan no sabe que quien comprase su pictorial en Playboy lo haría por las mismas razones que quien la verá en GH VIP. Su talento artístico, claro.

Fuente | Cuore