Cine y TV

Linsay Lohan en la celda de Paris Hilton

Alguna vez, en la época de oro de Hollywood, las actrices coincidían en los cafés y restaurantes de moda. En los ochenta, lo hacían en las clínicas de cirugía estética y Weight Watchers. Con el nuevo siglo, el sitio de reunión fue la clinica de desintoxicación.

Decididas a poner el listón cada vez más alto, las nuevas estrellas del rutilante firmamento mediático ahora se siguen la huella. La divisa ya no es la hermosa manada, sino seguir los pasos de las mentoras, no en lo que a capacidad histriónica o caché se refiere, sino en la efectividad para producir escándalos. Si Pam hizo un vídeo porno, al poco tiempo Paris la siguió… Y si Paris Hilton estuvo en una celda, ¿porqué Lindsay no iba a estar en una?

Cierta o no esta nueva tendencia, los hechos quieren darla por cierta: esta semana, la antigua compañera de aventuras del cochecito Herbie, Linday Lohan ha recibido una condena de 90 días de cárcel por no cumplir las condiciones que se le habían impuesto para que demostrara que había dejado, de una vez por todas, su adicción a las drogas y al alcohol.

Pero ya todas esas voces que lamentan la suerte de la pobre pelirroja pueden empezar a gritar de alegría: Lohan sólo pasará 14 de los 90 días de su condena en una celda aislada del Century Regional Detention Facility de Lynwood, California. Se pronostica que saldrá libre por buena conducta el 2 de agosto.

Y eso no es todo: Lindsay goza de privilegios de los que no disfrura ningún otro mortal en su mismas circunstancias: vigilancia especial para evitar los ataques de otros presos, derecho a llamadas telefónicas… pero no, desgraciadamente no tendrá derecho a Tuitear ni a usar extensiones.

Además, y este el punto que, sabemos, la Lohan va a apovechar como la diva que es, su celda es la misma donde Paris Hilton purgó una condena de 45 días (aunque sólo cumplió con 5).

Ánimo, Lindsay: estás acortando la brecha.