Libros

Literatura en Twitter: haikus, recomendaciones, opiniones y citas

Twitter logra que la barrera de sus 140 caracteres no sea un límite para convertirse en una herramienta atractiva para los amantes de la literatura. Diversos autores, editores y organizadores de concursos utilizan la red con objetivos vinculados al mundo de las letras.

Si bien la red de microbloggin Twitter tiene la limitación de que los mensajes que permite enviar solo pueden tener unos 140 caracteres, estos “tweets” (así se llaman estos mensajes) parecen haber encontrado un costado literario. Por ejemplo @dailyKu publica diariamente haikus de maestros tradicionales del género. El formato breve de los tweets se presenta apto para este formato literario oriental, a tal punto que Kings Place, un centro cultural londinense, ha organizado un concurso de haikus via Twitter que cuenta con Yoko Ono (usuaria con más de 300.000 seguidores en la red) como jurado.

También muchos clubes de lectura utilizan la red para comentar libros e intercambiar opiniones sobre lo leído y otros usuarios utilizan la red para enviarse artículos y links sobre literatura. @romanmazzilli  por ejemplo aprovecha sus tweets para publicar citas de escritores o poetas que algunos de sus seguidores toman como el punto de partida para conocer a un autor.

Fuente: ADN Cultura  Imagen: el-nacional

  • http://beliterature.blogspot.com/ Leara

    No tenía ni idea de esta “iniciativa” o práctica, pero la verdad es que no me parece nada descabellado.

    En un mundo en el que la literatura cada vez lo tiene más difícil, cualquier camino es bueno para que se abra paso.

  • http://etiopicitas.blogspot.com/ Heli

    Llevo un blog/twitter de citas, no es que tenga muchas visitas, pero últimamente tiene más éxito en su canal de twitter que en el blog, y eso que bastantes citas de las que publico no caben en los 140 caracteres. Pero allí los contactos hacen frecuentemente retweets de las citas, ecos que apenas han ocurrido con el blog en todo el tiempo que lleva funcionando. Me temo que el pajarito acabe devorando a los blogs.