Libros

Llaman a comprender el ebook como algo más que competencia

¿El libro electrónico está llamado a suceder el libro de papel? ¿Hay entre ambos una implcable competencia por el lector? ¿Ambos modelos pueden convivir en las librerías modernas? Estas y otras preguntas se realizaron editores independientes y libreros, la semana pasada en el Paraninfo de Zaragoza, en un congreso que intentó “un diagnóstico de la edición independiente en Iberoamérica”, incluyendo el peso y bondades de las nuevas tecnologías, y eso que se ha dado en llamar “edición digital”.

Eduardo Riestra (Ediciones del Viento, Galicia) se mostró partidario del libro de papel, pero ve posibilidades en la edición digital: “Hay que conseguir los textos, traducirlos, editarlos, elegir el papel, elaborarlo de modo que sea visualmente atractivo…pero lo verdaderamente importante es coger contenidos y hacer que se lean. (…) Estoy absolutamente convencido de que la edición digital no destruye sino que la refuerza. El verdadero enemigo es la falta de lectores.”

Diego Moreno (Nórdica Libros, Madrid) cree que es esencial desarrollar un modelo que evite la piratería. Su editorial ha desarrollado una aplicación para el IPad con la que es posible hojear todo su catálogo, y disfrutar entrevistas, vídeos y audios: “Nosotros no queremos romper la cadena tradicional de venta del librero, por eso planteamos la opción de que cuando alguien compre un libro en la librería obtenga además un código para descargarse la edición digital, de modo que por el mismo precio obtenga dos productos”.

El debate apenas comienza.

Fuente | El Periódico de Aragon

Imagen | Amelia Monreal

  • http://www.libros-electronicos.org/libros-digitales/ libros digitales

    Yo creo que los libros electrónicos tienen grandes ventajas sobre los de papel. Una de ellas no se suele tener en cuenta: la de que la lectura hay que promocionarla y acercarla a todo el mundo eliminando barreras, y el soporte electrónico tiene mayor difusión y acerca más la lectura a todas las personas. Todo el mundo debería tener derecho a disfrutar de una buena lectura, independientemente del soporte, y en este sentido el formato electrónico llega a más gente, sobre todo a los más jóvenes.