Cine y TV

Lo que no se nota: películas con esfuerzos que a nadie importan

Estos son algunos ejemplos de escenas en las que los directores pusieron sangre sudor y lágrimas en mostrarnos algo deslumbrante… que nadie vio, y que no figuran en ningún curso de cine.

1. Seven.

John Doe, el aterrador asesino de Se7en, sólo aparece al final de la película (de hecho, Kevin Spacey ni siquiera figura en los créditos iniciales), pero su presencian debía “sentirse” en todo momento. De manera que David Fincher dio vía libre a su equipo para hacer lo que hiciera falta, y John Sable lo hizo: gastó 15.000 dólares en libretas, que después separó y cosió de nuevo, para escribirlas todas a mano, y hornearlas, y adornarlas con siniestras fotos médicas. Todo ello para obtener los delirantes diarios del asesino que apenas y se vislumbran en la cinta.

2. The Thief and the Cobbler

httpv://www.youtube.com/watch?v=YdJbo-4rg1k

Si no has escuchado hablar de la más grandiosa película animada de la historia, The Thief and the Cobbler de Richard Williams, no te preocupes: nadie lo ha hecho. La cinta, que implicó dibujos a mano que debido a su complejidad, tuvieron que ser el doble de los que habitualmente se utilizan por segundo de animación, tuvo el récord como la producción más larga: 30 años. The Thief… es una cinta que debido al temor de sus productores, vio removido a su director y a los animadores cuando habían completado el 85% del trabajo, y sufrió un estreno desastroso. Hoy en dia se le considera una copia de Aladino de Disney, por la similitud de su diseño… pero fue realizada décadas antes.