Bienestar

Los beneficios del mar

Depositphotos_4150691_xs

Desde la antigüedad y prácticamente en todos los lugares, se ha considerado que el mar tiene la capacidad de aportar fortaleza. Los médicos de la antigüedad, desde el padre griego de la medicina, Hipócrates, hasta Avicena, pasando por Celso y Galeno, explicaron las virtudes terapéuticas del mar y lo recomendaron fervorosamente para recuperar la salud perdida. A principios del siglo XX, el doctor Ceresole fundó en Venecia un instituto para el estudio de los efectos del mar sobre el hombre sano y enfermo. En 1913 se constituyó en Francia la Asociación Internacional de Talasoterapia, que celebró su primer congreso en Cannes en 1914. Francia es, desde entonces, el país donde la talasoterapia goza de mayor prestigio y difusión, con importantes centros especializados.

La talasoterapia es un método de terapia que se basa en el uso de diferentes medios marinos, juntos o por separado, (agua del mar, algas, barro y otras sustancias extraídas del mar) y del clima marino como agente terapéutico. Hoy en día es una técnica oficialmente reconocida en todos los países desarrollados. En los balnearios y centros de Talasoterapia trabajan competentes equipos médicos y son visitados por un público variado.

Esta técnica puede ser muy beneficiosa para tratar problemas dermatológicos, tales como la psoriasis, el acné o la dermatitis atópica. También favorece al sistema respiratorio y mejora la circulación. Las envolturas de algas y la hidroterapia tienen propiedades analgésicas, por lo que pueden ayudar a personas con artrosis o reuma. Evidentemente, no es un método milagroso, pero combinado con los tratamientos médicos, puede resultar un complemento muy beneficioso.