Cine y TV

Los cronocrímenes: porqué debería ganar el Goya

Los Cronocrimenes Porque Deberian Ganar El Goya

Viajes en el tiempo, momias rosas y tijeras. Los cronocrímenes es el primer y esperado largo de Nacho Vigalondo, un novel director reconocido por haber realizado algunos de los cortometrajes más memorables de la cinematografía española. Esta, su primer película en forma, ha dividido las aguas, y aunque aparece en diversos rankings de lo mejor del año, vendido una opción para un remake a cargo de la compañía de Tom Cruise y ganado el favor de festivales y de un buen sector de la crítica, aún no ha sido debidamente reconocida por el gran público como la película de ciencia ficción definitiva que es.

Y cuando escribimos “película de ciencia ficción definitiva” lo hacemos pensando en Blade Runner, The Matrix,  El Sacrificio (sí, la de Tarkovski) o Solyent Green. Es decir: películas que dejan huella en el espectador, no tanto por la originalidad de su trazo imaginativo, sino por el diálogo sobre la naturaleza humana al que nos invitan, y las revelaciones que nos regalan.

Y cuando decimos que no es reconocida como merece lo decimos considerando sus defectos (ciertos diálogos desangelados, algunos bajones en la actuación, la sensación de que pudo haber tomado más riesgos), y considerando como prueba de ese menosprecio la categoría a la que ha sido nominada en los premios Goya: “Mejor director novel“.

¿Acaso no ha sido el cine fantástisco el que ha dado su grandes logros al cines español en sus últimos años? ¿El Orfanato, El Laberinto del Fauno, Los Otros? ¿Hace falta que una película se llene de ambientes barrocos, gomaespuma y sustos con golpes de piano para que una película sea considerada madura por la crítica más ortodoxa? Lo de director novel, vamos a decirlo, nos suena a amateur esforzado. Y no es el caso.

Los cronocrímenes o una suma de Volver al Futuro y David Lynch es una compleja metáfora sobre el amor, desalentadora en su visión sobre el Destino y en lo que somos capaces de hacer por lo que amamos, y lo dice sin un hálito de ultratumba y sin efectos especiales (fuera de vendajes rosas). “Aún falta para que empiece a llover“, dice en el último cuadro su protagonista, que tras ir y volver del futuro, sabe lo que va a ocurrir, y no le sirve de nada.

Por ello, y sólo por la ofensa de la categoría que le reservaron, Los cronocrímenes merece ganar el Goya.

Los cronocrímenes se ha estrenado en DVD en España, y no existen fechas de estreno aún para hispanoamérica.

Fuente | Nacho Vigalondo

Imagen | Baldovi