Cine y TV

Los hombres que miraban fijamente a las cabras

at the 78th Annual Academy Award Nominees Luncheon. Beverly Hilton Hotel, Beverly Hills, CA. 02-13-06

George Clooney y Jeff Bridges son los protagonistas de un filme que se estrena en marzo próximo, y que explica los orígenes de las formas de tortura que se usaron en Al Qaim, AbuGhraib y Guántanamo. Sí: todo es culpa de los caballeros Jedi.

Los hombres que miraban fijamente a las cabras cuenta como en 1977, el visionado del Episodio IV de La Guerra de las Galaxias revolucionó la mente del Teniente Coronel Jim Channon del ejército de los Estados Unidos, quien se lanzó a una cruzada para introducir estrategias de poder mental en el quehacer castrense norteamericano, que incluían todas las formas posibles de ejercitar la Fuerza: lanzar ondas de buena energía a los enemigos, masajes en el colón para mejorar el ánimo de las tropas, hologramas de enemigos muertos para provocar paros cardiacos, uniformes con reguladores de ginseng y otras formas de control mental.

A pesar de su potencial, sólo un par de las ideas de Channon enraizaron en el Ejército más poderoso del mundo. Una de ellas, sorprendente por su sencillez y eficacia, se extendió en los centros de detención de sospechosos de terrorismos del post 9/11: la música estridente y las luces parpadeantes como formas de tortura.

La vida imita al cine: El Jedi no tarda en caer en las garras del Lado Oscuro.

Los hombres que miraban fijamente
a las cabras se estrena en marzo.