Bienestar

Los secretos de la reflexología

image

¿Sabías que todos los órganos de nuestro cuerpo se pueden encontrar reflejados en los pies? Según la reflexología, al estimular ciertas áreas de los pies se pueden obtener respuestas saludables en diferentes órganos o partes del cuerpo. Se trata de una técnica milenaria, que ya practicaban los egipcios. Ellos sabían ya que un simple masaje de pies era algo mucho más complejo y tenía efectos terapéuticos.

Mediante el tratamiento reflejo se puede normalizar el funcionamiento orgánico, no sólo a nivel fisiológico o estructural, sino también en el ámbito mental o emocional, interviniendo de este modo sobre las denominadas enfermedades psicosomáticas. Así pues, además de favorecer la relajación y el bienestar, algo fundamental para sentirse bien por dentro, la reflexología mejora la circulación sanguínea y linfática, a nivel local y general, evitando que existan estancamientos de sustancias o residuos de desecho en los tejidos.

Su principal efecto, como ya hemos mencionado, se centra en mejorar las denominadas enfermedades psicosomáticas, tales como el estrés, la ansiedad o el insomnio. Pero no sólo eso, también puede ayudar en la mejora de los trastornos digestivos y articulares.

Si piensas que la reflexología puede ayudarte, lo más importante es acudir a centros certificados, en los que sus profesionales sabrán tratar tus dolencias de la mejor forma posible. Y como siempre recordamos, la reflexología es una terapia complementaria, es decir, que puede ayudar, junto con otras terapias, a mejorar ciertas dolencias. Pero en cuestión de salud, los profesionales médicos siempre deben tener la última palabra.