Cine y TV

Lost: el círculo se cierra

Lost El Circulo Se CierraSí, sabemos que la última vez os hablamos mal de Perdidos, pero el problema con esta serie (por el sexto episodio de su quinta y penúltima temporada) es que siempre, inevitablemente, cuando la cuesta tira para abajo, vienen con un episodio que barre con todas nuestras expectativas, y no dejan en blanco, sin saber qué viene a continuación, y deseosos de más. Como cuando esa chica que nos ignora por completo se decide a decirnos “hola” el día que hemos jurado pagarle con la misma moneda. Y así estamos.

Y es el caso: el episodio de esta semana, el sexto de la quinta temporada titulado escuetamente “316”, y del que podemos decir, sin destripar el contenido para aquellos de ustedes que aún no lo han visto, que significa el deslumbrante cierre de un ciclo perfecto. Apenas se inicia, y ya tenemos una referencia a uno de los close up más célebres de la historia: el ojo de Jack que despierta tras el accidente en el episodio piloto. En “316” Jack despierta de nuevo en la Isla. Los Oceanic Six han vuelto para rescatar a sus amigos, perdidos (literalmente) en el tiempo.

Y apenas y Jack abre ese ojo de nuevo sentimos el placer de las referencias que se suman, nos indigestas, nos intoxican, nos ponen a realizar teorias sobre lo que podría estar pasando: el ojo aque abre al inició de Blade Runner, la teoría del eterno retorno, los viajes en el tiempo sin ton ni son de Matadero 5 de Kurt Vonnegut, el principio de la causalidad que era la esencia del plan en Los niños del Brasil de Ira Levin (para que un fenómeno se repita en el tiempo, hay que repetir todas las circunstancias que lo rodean)…

Lost El Circulo Se Cierra 2Y Ben leyendo Ulises de James Joyce (basado en La Odisea, ese poema sobre hombres que luchan contra los dioses para volver a casa), Hurley en la sala de espera del aeropuerto leyendo un comic en castellano: “El último hombre“…

En Perdidos, pues, se ha producido una ida y una vuelta, y a partir de ahora o el Destino (el Darma) se repite o se cambia, y sólo puede tensarse el hilo que nos conduzca a un final que, esperamos, sea tan deslumbrante, y nos de tantas respuestas como este “316”.

Y, sí, estamos de vuelta en la Isla.

Imágenes | Lostzilla