Cine y TV

¿Lost está perdida?

Lost Esta PerdidaEntre el tercer y el cuarto episodio de esta temporada de Lost, la audiencia dio un nuevo bajón, y más de un millón de espectadores abandonaron la isla con más velocidad que Michael en su bote. Y a diferencia de Ben y los Oceanic Six, esos si que no volverán.

¿Qué está pasando con Lost?

¿Nos estamos cansando de tanto misterio sin resolver? ¿Nos sofoca que cada episodio se añada uno más? ¿No nos resultan convincentes -DANGER, SPOILER A LA VISTA – ni el aspecto de la angelical y joven Danielle, ni la resurección de Kin? ¿Ya nos cansamos de que otra compañía venga en pos de la isla –  Ajira Airways? 

No. El problema es que Lost se está volviendo previsible.

Desde luego, tiene su mérito abrir una narración río, llena de referencias a géneros, novelas, películas, filósofos, teorías matemáticas y  científicas, y volverse rutinario.

El problema de Lost es que se ha vuelto una acumulación constante de información, confusa y sugerente, pero una montaña de información. El problema está en que lo que se hace con esa data: superditarla a los cauces más comunes de la series de aventuras.

Resurrecciones, encuentros en el pasado con personajes en su juventud, mensajes secretos a medio decir, el gatillo aue nunca se aprieta para matar al villano (ahora no mataron a un Widmore, antes no mataron a Ben), fantasmas (hora fue Ana Lucia, antes el padre de Jack), recambios pasionales (¿se viene el intercourse entre Sawyer y Juliette?), buenos que se vuelven malos (Sun está realmente cabreada), el deux est machina (o el destino o La Isla) como explicación a todo portento, frases incoherentes disfrazadas de claves ocultas…

En un primer momento, pensamos que toda la mecánica de Lost ocultaba un portento que involuctraba al Purgatorio, la salvación del mundo o, por lo menos, a dimensiones parelelas.

Ahora sabemos la respuesta verdadera: sólo estamos en una serie más.

 Fuente | SL- Lost

  • Pingback: Lost: el círculo se cierra: BlogTele

  • http://www.puentedey.es/ iñigo

    Pienso que la única solución posible es un Deus est Machina; literalmente, que Dios baje y dé una solución a todo esto, sin más explicaciones. A mí, personalmente, me satura tanto misterio. Lost debió durar dos temporadas. Pero al final, como en todo, la explicación está en el dinero. Esa es la única solución.

  • Oscar

    Eso parece, Iñigo.