Cine y TV

Machete: un chiste demasiado largo

Roberto Rodriguez es a)una muestra del poder que aún tiene Tarantino, su padrino y cómplice y b)la extensión de un mal chiste acerca de la mexicanidad. Cuesta creer que esa graciosada incluida como un falso trailer en Grindhouse (el alimón de Tarantino y Rodriguez que casi todo mundo vio convertido en dos películas) haya llegado a realizarse.

Machete es una pretendida cinta subersiva
sobre el candente tema de la frontera que comparten Estados Unidos y México (en plena Ley Arizona), pero no se puede tomar en serio de un cineasta que intenta hacer pasar por “latinos” a actores que no saben profunciar “federales (Jessica Alba, Cheech Marín, Michelle Rodríguez…).

Machete
parecía sugerir el instrumento con el que se ha editado este filme (una vez más como pretendido homenaje al desgaste y amateurismos de la serie Z setentera). Su propuesta no rebasa a sus modelos, y a pesar de la presencia de Robert De Niro (que se demuestra capaz de cualquier ridículo en nombre de los dólares y de toda una galaxia de cameos, el chiste se agota pronto, y las explosiones y arrebatos sangrientos resultan indiferentes para el espectador, como el pretendido discurso social.

Lástima. Danny Trejo merecía otra suerte.

Imagen | Lo que pasa por la cabeza