Noche y Gastronomia

Maitía: un gran descubrimiento en Madrid

Detalle comedor Maitia

Hace unas semanas descubrimos en Madrid, un restaurante que nos venían recomendando encarecidamente visitar por la amabilidad de sus dueños, el servicio esmerado y su sencilla pero elegante cocina.

Maitía en la calle Trueba y Fernández 16, cerca del Paseo de la Habana, no nos decepcionó. En  primer lugar por la puesta en escena, dos comedores pequeños de impecable gusto romántico, que nos parecen una de las mejores opciones para una cena o comida especial, para conquistar, para celebrar intímamente, para enamorarse.

Mesas cuidadosamente vestidas y perfectamente separadas para crear la comodidad necesaria, luz tenue que facilita la conversación, cuadros y detalles en las paredes como si del hogar de los dueños se tratara, madera en el mobiliario y vajillas que emocionan; calidez.

Sus dueños, el matrimonio que forman Fede y Covadonga, te hacen sentir como en casa, como en una casa muy especial. Original sin duda, su propuesta de menú cerrado a precio fijo de 36,50 € entre una carta cantada por Covadonga en base a los productos de temporada elegidos por ella misma, alma mater en los fogones de Maitía.

Sensacionales verduras, como las tiernísimas habitas con un poco de trufa rallada, magníficas las ensaladas y excelso ese gazpacho que solo elaboran con tomate y acompañaron de una buenísima burrata.

Para poder probar algunas de las apetecibles propuestas de Covadonga, nos decidimos por la especialidad de la casa, un epatante confit de pato a las hierbas, perfecto en su textura y lleno de matices y explosiones de sabor en el paladar. Además, un muy logrado atún rojo con una delicada salsa de miel y soja que potenciaba el gusto del pescado.

A los postres nos decantamos por una más que correcta tarta de manzana casera acompañada de dos cafés cortesía de la casa. En resumen la confirmación de uno de los más encantadores locales de la capital. Un acierto seguro para sorprender o ser sorprendido.