Cine y TV

Man on Wire

Ganador del Oscar en 2009 como mejor documental largo, Man on wire (dirigida por James March) es un documental sobre la hazaña ridícula que desacralizó las Torres Gemelas: el acto de funambulismo más arriesgado de la historia, con el acróbata Phillippe Petit como la frágil pero decida partícula negra que los neoyorquinos vieron posada sobre el cable tendido entre los dos edificios una mañana de 1974.

Sin embargo, Man on wire rebasa el formato tradicional del documental y se interna en el thiller con desenfado y un irresistible halo poético. El filme sigue la confrontación entre Phillppe y las Torres, como en las grandes sagas, desde la temprana juventud de ambos (el acróbata decide que realizará su hazaña en cuanto sabe que en una ciudad lejana a se construyen las dos torres más altas del mundo) hasta el cumplimiento del plan para introducir la tonelada de equipos y realizar la hazaña bajos las narices de los equipos de seguridad.

Inmersión en el mito fáustico, al fondo de Man on wire subyacen dos preguntas: ¿Cuánto estamos dispuestos a perder por realizar un acto que resuma nuestras vidas? y ¿Cuál es el valor de lo extraordinario en nuestra vida moderna?

Las respuestas, a pesar de la alegría vibrante de cada fotograma en Man on wire, son igualmente desoladoras: la feliz compañía de Petit se destruye apenas y logran su objetivo, y tras deambular durante 45 minutos sobre un cable a 300 metros de altura, todo lo que el acróbata recibe son reproches resumidos en otra pregunta “¿Por qué?“.

Imagen: Notas de Cine