Cine y TV

Más formas en las que la tele engorda

Ver televisión reduce tu metabolismo. Hay estudios que demuestran que la relación directa entre televisión y obesidad podría provenir del hecho de que ver a tele vuelve más lentas las funciones corporales.

¿Cuál es el órgano que menos usas al ver televisión? Tu cerebro. De su función depende el 20 por ciento de la tasa metabólica en reposo físico. Si no usas tu cerebro para ver televisión: al prestar toda tu atención a ella, caes en un estado inferior de consciencia. Por increíble que parezca quemas más calorías si te sientas frente a un espacio vacío que si lo haces ante el televisor. ¿Por qué? Porque tu cerebro está más activo sin televisión que con ella. Tu cerebro asume que todo lo que necesitas está en la pantalla.

Ver televisión te apaga, hace decrecer tu función cerebral y refrena los movimientos. Eso sí: todas tus calorías y grasas corporales se conservan para una mejor ocasión… que no va a llegar.

Estar sentado es nocivo para la salud. Por una larga serie de razones, estar sentado (con o sin televisión frente a ti) es una muy mala opción, pues:

  • Los impulsos nerviosos a tus piernas cesan
  • El metabolismo cae dramáticamente
  • Las enzimas que reducen la grasa se reduce en un 90 por ciento
  • La efectividad de la la insulina decrece, y aumenta el riesgo de diabetes 2

Y se ha demostrado que aquellos que ven televisión más de tres horas al día tienen un mayor riesgo (64 por ciento) de morir de una enfermedad cardiaca.