Libros

"Matar a un ruiseñor" de Harper Lee

En Estados Unidos “Matar a un ruiseñor” es un libro que es lo más cercano a una biblia civil. A 50 años de su publicación el libro sigue la vigencia del primer día y sigue siendo objeto de estudio de adolescentes y adultos.

“Matar a un ruiseñor” de Harper Lee sigue ocupando un lugar central en la cultura estadounidense. El libro narra la historia de Atticus Finch, un abogado que defiende en el sur a un hombre negro acusado injustamente de violar a una mujer blanca durante los años ’30. “Es nuestra novela nacional” aseguró en algún momento la popular presentadora de televisión Oprah Winfrey. No es para menos: el libro lleva 30 millones de copias vendidas desde su publicación.

A medio siglo de su publicación, la segregación, uno de los temas fundamentales del libro, ya no tiene la presencia que tenía durante los ’60 (de hecho, hoy en la Casa Blanca hay un presidente afroamericano) y pese a que a la distancia la lectura que se puede hacer del libro es otra, no ha perdido su lugar central en la historia de la literatura contemporánea de los Estados Unidos.

Matar a un ruiseñor trata de tantas cosas… De la infancia, de la raza, del amor, de la soledad, de la paternidad. Lo que a veces se soslaya es lo bien escrito que está“, asegura la documentalista Mary Murphy, realizadora de un documental acerca del libro y autora del libro “Scout, Atticus & Boo” donde recolecta entrevistas a celebridades estadounidenses como  el periodista Tom Brokaw y los escritores James Patterson y Scott Turow sobre “Matar a un ruiseñor”.
Y para entender el impacto de la novela hay que entender su carácter didáctico. El libro de Harper Lee instruye al lector a ser ciudadano en un país democrático y tolerante. “Nunca entenderás de verdad a alguien hasta que veas las cosas desde su punto de vista […]. Hasta que te metas en su piel y camines dentro de ella” asegura Atticus Finch a su hija en el libro.

Un libro que nos ayuda a reflexionar sobre el pasado de los Estados Unidos, pero que al mismo tiempo nos hace pensar sobre su presente.

Fuente: Revista Ñ | Imagen: literaturayliteratura