Libros

La controversia por “Mi Lucha”

Se ha reavivado una de las más recurrentes polémicas literarias: si se debe permitir o la lectura de la obra seminal de Adolf Hitler, “Mi lucha”.

Aunque es posible leer el ideario de Hitler en la web, cada vez que el libro se reedita se levantan voces que piden su prohibición o que se permita su lectura.

Lo que pocos saben es que la lectura de “Mi lucha” es legal (una ley de la Corte Suprema en Alemania lo permite desde hace 30 años) y la iglesia católica no se opone a ello (a diferencia de obras de obras de Andre Gide, el Vaticano no incluye el panfleto de Hitler en su Index de lecturas prohibidas).

Para muchos expertos, permitir la lectura de “Mi Lucha” en estos momentos sería peligroso, pues el clima de penurias económicas y descontento social no es muy diferente del que se vivía en el primer tercio del siglo pasado, cuando la obra apareció por primera vez, y se convirtió en alimento de ideas salvajes y genocidas.

Otros expertos, en cambio, defienden la publicación de la obra con un buen número de anotaciones, con análisis y contexto provisto por historiadores, que permitan entender “Mi Lucha” como un testimonio histórico. Baviera, la región natal de Hitler, que posee los derechos de la obra, está por lanzar una edición de esta naturaleza.

Según Baviera (que perderá los derechos de “Mi Lucha” en 2015, cuando caiga en el dominio público) una edición así “educaría al lector interesado, en particular a la juventud alemana. Desenmascararía a Hitller, mostrando quien fue realmente: un fanático. Alguien que no ocultó su punto de vista y que aún así obtuvo el apoyo masivo de sus compatriotas, gobernando el país como una dictadura, empujándolo a cometer uno de los peores crímenes de la humanidad, devastando Europa y dejando finalmente un país ocupado, dividido y debilitado”.

“Mi Lucha” fue escrito por Hitler en prisión, entre 1924 y 1925. Consta de dos partes: una autobiografía y otra que describe la ideología nazi, centrado en la supuesta conspiración mundial judía. Sólo en 1945 vendió 13 millones de copias